Caminando en la UAGro

La ropa sucia en los lavaderos públicos

Archive for marzo 2016

Los libros se niegan a morir

leave a comment »

Barcelona

Hasta hace no muchos años se predecía con entusiasmo la próxima extinción de los libros impresos, incluso por ejemplo Stephen Downes mencionaba en una charla en la feria del libro de Buenos Aires que “los libros impresos no desaparecerán, guardaremos algunos ejemplares en los Museos”, quizás ha pasado muy poco tiempo para confirmarlo, pero, a pesar del avance de la distribución gratuita y comercial de los libros electrónicos y las tecnologías empleadas, tanto en software como en hardware, los libros impresos aún se mantienen “vivitos y coleando”, ¿porqué?

La naturaleza de los libros electrónicos

Vivimos inmersos en un mundo capitalista basado en el comercio y el dinero, un mundo cuya población ha crecido sin control, lo que ahonda la brecha económica no solo entre Países sino dentro de todos los países. Masivo y colaboración son dos términos que permean nuestra realidad conformando un nuevo modo de hacer y compartir, una nueva necesidad de rehacer nuestra vida cotidiana.

Los libros electrónicos no son lo que esperábamos. Hablábamos de incorporaciones como hiperenlaces a sitios de Internet y éstos han aparecido pero muy débilmente, la conservación de los derechos de autor tradicionales ha sido uno de los obstáculos y mientras no alcancemos la evolución de los derechos de  autor hacia formas más justas y equitativas no habrá forma de trascender la reclusión en que los libros tradicionales nos atrapan, tal y como lo continúan haciendo las Universidades tradicionales que encierran a los estudiantes en un mundo restringido de conocimientos bajo muros reales o virtuales.

Los libros electrónicos no son más que una versión digital de los mismos libros tradicionales, no existe la tecnología que permita libremente incorporar vídeos, imágenes, cámaras web, hiperenlaces, foros de discusión sobre el mismo libro, comunicación con el autor o los editores, actualizaciones automáticas y tecnologías emergentes como la inserción de realidad aumentada y virtual, hologramas y holoportación, quizás debemos olvidarnos del concepto libro, tal vez la Internet misma es un nuevo modo de compartir masiva y colaborativa las creaciones artísticas, científicas e intelectuales, los nuevos modos de compartir per se.

La brecha tecnológica

La brecha tecnológica en lugar de reducirse parece siempre estar en crecimiento, se expande y amplía por todo el mundo, de las ciudades a la provincia, a las regiones mas apartadas de los países pobres y en desarrollo permanente, la brecha económica es tal que ahora se afirma que “la clase media desapareció” al mismo tiempo que una minúscula población económicamente poderosa se divide en ricos, mega ricos y ultra ricos, y por otra parte la población trabajadora se encuentra conformada por empleados gubernamentales, de las empresas privadas, auto empleados, empleo informal, pequeños empresarios y desempleados urbanos y en las poblaciones más alejadas y desfavorecidas por los gobiernos en turno.

Usos y costumbres

Los libros han sido un gran detonante para el progreso y la educación, la aparición de la imprenta fue un hito de enorme trascendencia, de pasar de la comunicación puramente oral, presencial, a la comunicación impresa, no presencial.

Todos o casi todos nos hemos acostumbrado a convivir con libros impresos y a frecuentar librerías locales o bibliotecas. Incluyendo publicaciones impresas cuya imagen en sitios como el mítico Café La Habana en la ciudad de México o en casi todas las ciudades, las charlas de café entre intelectuales y periodistas, después o al mismo tiempo de adquirir un periódico, eran una imagen inconfundible y melancólica. Pues bien, los periódicos como el famoso diario inglés The Independent, este 25 de marzo de 2016 ha pasado de ser un diario impreso y digital a solamente ser un diario digital en Internet y a proceder el cambio hacia un nuevo modelo de negocios  (http://www.independent.co.uk/voices/as-the-independent-goes-digital-my-thanks-to-our-most-important-allies-thats-you-a6953016.html), como ellos mismos afirman: “This is the most exciting time in the history of journalism. New tools, new markets, new business models and new audiences are consuming volumes of information once unimaginable. Digital technology makes reaching them easier than ever.”

Independent-digital

Fig. 1. the Independent, edición digital

Quizá la brecha tecnológica que afecta los usos y costumbres tradicionales de la población, incluyendo sobre todo a la población lectora de publicaciones impresas quienes han sido directamente afectados y perciben como su entorno cotidiano basado en la lectura impresa se derrumba, se muestra renuente a aceptar el cambio (“todo tiempo pasado fue mejor”) y “si la educación tradicional ha funcionado durante 600 años, ¿porqué cambiarla?”.

La desconfianza y el temor a una tecnología que se desconoce, a comprar y poseer libros digitales “virtuales”, a leer en una pantalla y afectar la vista, esa desconfianza y rechazo natural a un cambio de costumbres, “el olor del papel impreso de los libros, la zona confort de tener un libro con letras impresas, de mirarlo, amarlo, dormir con él, hacer el amor con los libros en una forma metafórica, caminar con un libro siempre en el bolso o el portafolio o en las manos” han sido reacciones naturales que poco a poco van cediendo merced a una nueva población que viene al mundo conviviendo con dispositivos electrónicos desde pequeños, acostumbrados a leer, escuchar y sentir los nuevos modos de la comunicación masiva, global, sin fronteras y quienes no vislumbran en el futuro ningún regreso hacia los usos y costumbres de un pasado que se extingue.

La economía capitalista

Al igual que ocurre con la tan esperada aparición de los vehículos eléctricos o automatizados para sustituir a los vehículos automotores de gasolina, incluso con la aparición de tecnologías emergentes como los drones que se vislumbran como un modo disruptivo de navegación urbana aérea y personal (https://www.youtube.com/watch?v=JcYkOq0hnBM), existe una gran inversión y negocio empresarial transnacional tal que los gobiernos no permiten la inserción de reemplazos tecnológicos aunque estos sean ya no solo necesarios sino apremiantes para recuperar la salud y mantenimiento ecológico de nuestro mundo herido y lastimado por la devastación de los recursos naturales, de la fauna y la flora, que afectará con el tiempo a la atmósfera que nos mantiene con vida y que puede ser dañada irreparablemente.

maxresdefault

Fig. 2. Drones para navegación personal

Existe todo un imperio económico empresarial detrás de la distribución y venta de los libros tradicionales, desde las pequeñas librerías que aparecen en casi todos los espacios urbanos, pasando por todo el aparato productivo de intermediarios y tecnología para la edición e impresión, con diseñadores y empresas dedicadas a promover, crear, vender y distribuir los libros.

El futuro

Pese a todo, cabe esperar si los cambios en el modo de preservar los derechos de autor (un cimiento de la economía capitalista) hacia un modo más apropiado para los nuevos usos y costumbres de un mundo globalizado, masivo,  colaborativo y horizontal, permiten consolidar no un nuevo modelo de libro, sino un concepto nuevo de lectura-escritura, de compartir arte y conocimiento, bajo una nueva cultura que dé paso a nuevas tecnologías de uso fácil y atractivo para autores, adaptada a nuestra próxima civilización en la que conviviremos en las calles, el trabajo y en las casas con robots humanoides, vehículos aéreos para transportación personal, donde habrá de consolidarse una nueva forma de compartir información, conocimiento y cultura, y el discurso antiguo de Stephen Downes se verificará: continuarán los libros-objeto-arte y los libros tradicionales impresos se mostrarán discretamente en los museos.

 

Written by edgaraltamirano

marzo 27, 2016 at 7:13 am

Publicado en Uncategorized

La tiranía de la Universidad en el siglo XXI

leave a comment »

Las Universidades semejan una especie de tiranía para las ilusiones de los estudiantes que quieren aprender y adquirir conocimientos en las diferentes disciplinas del saber. Un estudiante en una aula Universitaria tiene acceso a las fuentes del conocimiento a través del filtro de su profesor, la Academia o la Institución Educativa que diseñan o filtran para él los contenidos de aprendizaje y práctica estándares que consideran convenientes para sus estudiantes.

Este proceso se lleva a cabo dentro de los muros reales o virtuales de las aulas Universitarias, bajo el control de la Institución Educativa. El cómo, qué, dónde, cuándo, hasta dónde aprender está regido por tiempos fijos de aprendizaje y evaluación institucional.

En nuestra época actual este esquema formativo es el que está siendo severamente cuestionado por quienes demandamos una adecuación a nuevas formas de aprendizaje  como las propuestas por Stephen Downes en 2006:

Autonomía. Cada estudiante debe desarrollar habilidades para ejercer decisiones propias en todo cuanto le compete a su participación en los procesos de enseñanza/aprendizaje, incluyendo las fuentes de información, plataformas y herramientas que utilizará para su formación.
Diversidad. La diversidad de opiniones, culturas, lenguajes, antecedentes, espacios físicos, intereses personales, es un elemento primordial para que el aprendizaje sea realmente productivo.
Apertura. Una tendencia importante es la apertura. Contenidos de conocimiento abiertos y participación de los individuos en la discusión y generación de conocimiento libre. Los estudiantes no deben ser más rehenes de una sola dirección formativa,
Interactividad y conectividad. La interacción genera conocimiento nuevo, útil, personalizado. Este conocimiento es producido por la comunidad de interés, no es poseído por una sola persona, es comunitario.

La meta es que el estudiante debe ser capaz de auto dirigir y controlar su aprendizaje y someterse a la evaluación de las Instituciones cuando él lo considere conveniente y oportuno, cada quien avanza a su propio ritmo, con o sin asesoría, buscando las fuentes de información y conocimiento de acuerdo a sus propios intereses.

El estudiante deber ser capaz de poder buscar la información que necesite en donde ésta se encuentre, de este modo podrá adquirir habilidades para ejercer y durante toda su vida activa la actualización de conocimientos necesaria para sus actividades, pudiendo cambiar de empleo y/o intereses cuantas veces lo considere oportuno.

Las Instituciones de Educación Superior deben ser capaces de incidir y promover la formación autónoma que se requiere en nuestra sociedad moderna. Se requiere un cambio en las mismas tal que posiblemente deban replantear un cambio estructural de la función educativa tanto en formas como en contenido.

Si yo deseo estudiar por ejemplo algún tema de Inteligencia Artificial no debo limitarme a lo que el profesor en turno sea capaz de enseñarme bajo los tiempos y reglamentación impuestos por una Institución que es casi siempre dependiente de las decisiones políticas de los gobiernos en turno.

Gracias a tecnologías como Internet puedo tener acceso a infinidad de recursos de aprendizaje y profesores/investigadores/aprendices/profesionales/cursos libres o de paga y de formar parte de comunidades y redes de aprendizaje, práctica e investigación globales, posibilitando así mi aprendizaje y actualización permanentes.

Nunca más una sola fuente de información controlada para mi formación profesional.

Written by edgaraltamirano

marzo 2, 2016 at 11:44 am

Publicado en Uncategorized