Caminando en la UAGro

La ropa sucia en los lavaderos públicos

Se vislumbra un alto en el camino

leave a comment »

EdgarAC

Uno de las primeras novelas que leí de adolescente fue El Castillo de Franz Kafka. Y me causó terror, “El castillo trata sobre la alienación, la burocracia, y la frustración, aparentemente interminable, de los intentos de un hombre de oponerse al sistema… nada puede hacer frente a un sistema que, habiendo sido creado por hombres, no tiene nada de humano.”

Esa misma sensación de impotencia he venido experimentando gradualmente en el Sistema Educativo en el que estoy inmerso, cuando comencé a laborar en la Universidad teníamos un objetivo único, generar el conocimiento relacionado con la profesión en los alumnos. Para entonces no existía Internet y las computadoras comenzaban a tener presencia en la Universidad, los Programas Educativos relacionados con la Computación iniciaban su aparición y en mi región se instaló un Instituto Tecnológico que incluía un programa novedoso: licenciado en informática.

Pero se instaló sin profesores, no existían egresados de carreras similares o al menos que estuvieran interesados en trabajar en un estado sumamente pobre y conflictivo. Yo estaba a cargo de la minicomputadora PDP/1104 de la Facultad de Ingeniería y el Director del Tecnológico por sugerencia de mi entonces jefe en el Centro de Cómputo llegó a mí para lanzarme un reto, que impartiera Cursos de urgencia inmediata pues no tenían profesores, entre ellos bien uno de Estructura de Datos, término que por supuesto aunque trabajaba como programador desconocía.

Me contrataron sin tener la licenciatura terminada, sin pedirme tiempo completo, solo que cubriera los Cursos de primer año en el Tecnológico, sin edificio, recién inaugurado. Me dediqué no solo a impartir las asignaturas sino a elaborar apuntes y así poder dejar apoyos para otros profesores que aceptaran cubrir los cursos y yo avanzaba con los estudiantes al segundo año para impartir nuevos cursos que nadie quería impartir, como Algoritmos Computacionales (Ordenación y Búsqueda), otros lenguajes de Programación, Sistemas de Información y así. Como el Programa era de Licenciado en Informática las asignaturas parecían insuficientes para el entorno de desarrollo en el Estado, así comencé a trabajar en la idea de promover en la Universidad y en la Facultad de Ingeniería una nueva Carrera que ya aparecía en el mapa de otras Instituciones de nuestro País: Ingeniero en Computación.

Pero no me extenderé más, por ahora pienso en el terror que me ha venido provocando las imposiciones desde las alturas, la estructura jerárquica neoliberal comenzaba a entender la Educación como un apéndice de la iniciativa privada, deberíamos generar profesionales competentes para entrar directamente capacitados al mercado laboral. En el Tecnológico por ejemplo se incluyó un Curso de Programación en lenguaje RPG pues las nuevas computadoras del gobierno del Estado requerían programadores listos para operar sistemas administrativos automatizados.

En el nuevo milenio y en los Países desarrollados surgió una discusión relacionada sobre si el profesor de programas de licenciatura debería ser al mismo tiempo Investigador o no; aunque mi objetivo era estudiar un posgrado y lo culminé con después con el Doctorado en Computación, la decisión del gobierno mexicano de suspender los aumentos de salario y cambiarlos por un esquema donde según la productividad y especialmente la investigación, el profesor mejoraría o al menos resentiría menos la disminución de su poder adquisitivo familiar. Se crearon así dos clases de profesores, los protegidos y los discriminados, sucedió tal que un funcionario de mi Institución llegó a decirme que aunque sea Doctor y cuente con publicaciones, si no pertenecía al Sistema Nacional de Investigadores para la Universidad no era nada. Y el terror comenzó.

Siempre he creído y gracias a Internet encontré corrientes de opinión en el mismo sentido de que un Profesor de tiempo Completo en programas de licenciatura debe centrar su atención en la Docencia, pues el objetivo es el de generar profesionistas competentes; en cambio en los posgrados es claro que la investigación debe ser parte de las competencias del profesorado, para incidir en la producción de tecnología y desarrollo científico del País.

En nuestro Sistema Educativo las imposiciones vienen desde arriba, de los escritorios gubernamentales que ceden a las presiones externas y a la iniciativa privada, las “modas” en pedagogía y diseño curricular nos han hecho presas indefensas sin libertad de cátedra y nos han convertido poco a poco en obreros de la Educación, más que en Educadores responsables de una formación crítica y responsable e imaginativa en nuestros estudiantes.

No he participado nunca en la política, ni en los grupos de poder en la Universidad, tampoco en la sumisión académica y de la práctica docente, por lo que esta sensación de impotencia y fragilidad me empujan al retiro, que no es necesariamente malo o tan terrible como el Castillo de Kafka, sino que experimento una redención profesional, como un regreso a los años de juventud, donde todo era nuevo y promisorio, Internet nos ha traído eso, la libertad y la ilusión de ser nosotros mismos quienes controlemos nuestro aprendizaje permanente, de tomar cursos en diferentes Instituciones y países vía presencial o mediada por tecnologías, de controlar nuestros tiempos y de publicar sin las molestias burocráticas del control sobre nuestras vidas.

Quizá los Cursos Masivos En línea y Abiertos (MOOCs) representen una invasión de la privacidad Institucional, un peligro para los gobiernos que desean imponer y controlar la Educación de sus ciudadanos. SI todo el mundo tuviera un gobierno único o centralizado sería mortal y terrible para la Educación, en este caso, viviríamos en carne propia los avatares de El Castillo, no todo es tan malo ahora, la tendencia que percibo es en el sentido de que nuestro sistema neoliberal, creador de Internet, es como un escorpión, las exageraciones para controlar e imponer visiones centralizadas lo llevan a la decadencia y a la necesidad de un cambio en cierto modo radical, del autoritarismo a la pirámide invertida, no podemos sostener mas un Sistema Educativo tradicional y encerrado, necesitamos expertos y aprendices, pero no como dos conjuntos separados sino como un continuo, donde todos aprendemos y ascendemos de nivel, cada quien a su propio ritmo y capacidad, eliminación del tiempo como una constante que atrasa a los estudiantes y los va separando por no seguir el ritmo impuesto por la Educación, a la discriminación que resulta de vivir en un País pobre y en otro desarrollado, Internet posibilita el aprendizaje de calidad, el acceso al pensamiento y producción de nuestros genios y expertos, en tiempo casi real, inmediato, el alma mater como bien lo decía una de mis estudiantes, nuestra alma mater es mas bien Internet, donde aprendo y me relaciono con los profesionales de mi interés, las Universidades debieran convertirse quizás en certificadoras de conocimiento, y uno mismo debiera tener posibilidades de decidir sobre su propia formación, las profesiones curriculares son como un encierro y un obstáculo, cada quien podría construir su propio plan de estudios de acuerdo a sus intereses, en fin.

 

Written by edgaraltamirano

agosto 20, 2015 a 11:12 am

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: