Caminando en la UAGro

La ropa sucia en los lavaderos públicos

Bien, la UAGro ya está certificada… y ahora?

with 2 comments

Ciertamente lo que debería venir son medidas impopulares, drásticas y quizá contraproducentes.
En un blog americano (http://www.jarche.com/2014/09/our-education-system-stumbles-into-the-future/) se menciona que el principal problema son los profesores, un estudio recomienda que el 50% del staff docente debería tener estudios (titulados) sobre enseñanza y 50% que dominen los temas que enseñan deberían ser apasionados en ello. En el contexto económico-socio-cultural en que se desempeña la Universidad de Guerrero, cuáles son las características y realidad del staff académico Universitario? ¿Debería depurarse la planta académica?, ¿obligar a los académicos a realizar estudios sobre pedagogía, didáctica y tecnologías Web aplicables a la enseñanza/aprendizaje?
En mi paso por la UAGro recuerdo el menosprecio de muchos colegas académicos a realizar estudios sobre didáctica y tecnologías, incluso yo mismo preferí estudiar más y más conocimientos (y grados académicos) en mi perfil docente a incursionar en la pedagogía, creo que era apasionado y dedicado, y me iba bien en los Cursos con los estudiantes, escribía apuntes para todo curso impartido y llegué a contar más de 20 apuntes a lo largo de mi trayectoria y los grados de Maestría y Doctorado en mi área de trabajo (Computación e Inteligencia Artificial).
Con la proliferación de los posgrados a modo y registros SNI también a modo, los académicos encontraron una brecha para obtener posgrados y registros, incluso sin dejar de laborar, es conocido que algunos funcionarios de la misma UAGro obtenían estos grados académicos sin dejar sus funciones en la Rectoría, los investigadores en Ciencias e Ingeniería suelen registrarse en el área de Humanidades como investigadores y muchos académicos obtienen grados que no se corresponden con su perfil educativo y en Instituciones a modo para que sin dejar de trabajar y con publicaciones insignificantes en Congresos locales, regionales o nacionales sin prestigio o a modo alcancen una posición en la Universidad que debería tener un investigador de calidad.
Un amigo mío que hizo su Doctorado en Italia mientras yo trabajaba en la investigación para mi Doctorado en Barcelona, me retó indirectamente cuando regresé a la Universidad, me comentó en una especie de queja abierta realizando la pregunta ¿cuántos de los académicos que tienen grado de Doctor efectivamente continúan investigando en serio y realizan publicaciones de calidad contrastada?  Otra anécdota que recuerdo fue cuando haciendo antesala en Docencia para solicitar una extensión de beca me preguntó un colega comisionado en el Sindicato, ¿cuánto tiempo llevas en tu Doctorado? Llevaba cinco años y no tenía la tesis concluida. Él se mofó diciendo que en dos años había concluído Maestría y Doctorado sin dejar de trabajar y que ahora había construído su casa de tres pisos, tenía una tienda de abarrotes y auto nuevo. Si no me equivoco aún existen profesores en las preparatorias que no tienen el grado de licenciatura y también en las Unidades Académicas no se cumple totalmente con este requisito, un obstáculo reside en las plazas de base que ellos tienen y la imposibilidad de contratar personal calificado por los bajos niveles de salario y el pobre entorno de trabajo que puede ofrecer la Universidad.
Otro problema generalizado es la falta de vocación de muchos académicos por la docencia, el lenguaje que utilizan en sus clases no siempre es apropiado, se preocupan cuando mucho por concluir a tiempo la exposición de contenidos y no porque los estudiantes puedan asimilar y aprender, es frecuente notar que algunos alumnos se quejan por la pedantería de algunos profesores, su bajo nivel cultural y desinterés por mantenerse actualizados, aún se puede encontrar a profesores que llegan a las aulas y dictan o escriben en los pizarrones desde unas hojas amarillentas o libros deshojados y viejos, profesores que se burlan de sus alumnos o que son intolerantes y arbitrarios.
En una de mis incursiones a una oficina de la Rectoría para presentar un proyecto de actualización docente encontré desprecio y menosprecio de algunos funcionarios por los académicos, se burlan y hablan mal de los profesores, los tachan de “burros”, “flojos”, “pasivos”, “ineptos” y los identifican como personas a las que debe obligárseles “porque es el único lenguaje que pueden entender”. Es notorio que en la Rectoría persiste también un problema, no solamente son los profesores, es la comunidad completa, incluido el bajo nivel académico de los estudiantes que ingresan a la Universidad, el desnivel de conocimientos entre ellos mismos, es conocido el problema de la mala redacción y ortografía no solo en los estudiantes sino en los profesores mismos. El incesto académico ha hecho también mella en nuestra alma mater, los académicos difícilmente pueden dirigir tesis cuando ni ellos mismos han hecho una buena tesis, afortunadamente se aprobaron otras formas de titulación. Pero, ¿los programas de seminarios de titulación tan populares en las Unidades Académicas, son un fraude? ¿Son artilugios para la titulación masiva? Algunos investigadores calificados recién contratados (por ejemplo en Matemáticas) se quejan de no poder contar con las condiciones mínimas necesarias para desarrollar investigación, sin apoyos institucionales, aquí en la UAGro, el que tiene más saliva traga mas pinole.
En otros espacios de Educación Superior y en otras Universidades allende el mar, se plantea la necesidad de que los profesores universitarios deberían contar con dos tipos de alfabetización necesarios: en didáctica y en el uso de Internet para ser capaces de formar a los futuros profesionales que deberán, todos, de trabajar en Internet, crear conocimiento en Internet, trabajar colaborativa y cooperativamente en Internet, ejercer su profesion en entornos conectivos móviles, pero, en nuestra querida UAGro, cuánto nos falta para esto?
Al decir de otro colega “de aquí a la eternidad, es necesario esperar al relevo generacional de los académicos”, sin embargo, es de notar que muchos nuevos jóvenes académicos ingresan con las mismas deficiencias que algunos académicos mayores, son analfabetas funcionales, con grados a modo, lo que hace temer que el relevo generacional no nos llevará necesariamente a una Institucion de calidad, sino que es necesario aplicar correctivos impopulares, depuración de cuadros, administrativos, académicos, e incluso de algunos líderes académicos y funcionarios de alto nivel, algo menos que imposible, como lo dijera una rectora de una Universidad privada española (comentario en un post mio anterior) “querer que una Universidad cambie, es como pedir a los muertos que transformen su propio cementerio”.

Written by edgaraltamirano

septiembre 5, 2014 a 9:56 am

Publicado en Uncategorized

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Si la universidad busca formar seres humanos integrales, debería buscar profesores que tengan ese nivel. Estoy de acuerdo 100% con el post, los maestros que nos marcan en la universidad son los que se preocupan por sus alumnos, están actualizados y se muestran apasionados por el tema que enseñan.

    cynthia

    septiembre 5, 2014 at 10:49 am

  2. El nuevo rol de La UAG busca integrar contenidos orientados a resarcir las deficiencias en el aprendizaje y habilidades experimentados en los ciclos educativos anteriores, como son la comunicación oral y la redacción, habilidades de indagación, solución de problemas y manejo de lenguajes lógicos e inculcar un sistema de valores que conduzca a cambios de mentalidad.
    Se trata de preparar nuevas generaciones con las actitudes y capacidades que les permitan convertirse en buenos ciudadanos, conscientes de la importancia de los valores, el respeto de los derechos humanos, la justicia social, la ecología, el sentido de responsabilidad y el fortalecimiento de los principios culturales e históricos de la sociedad.
    De esta manera la Universidad Autónoma de Guerrero, asume la visión de ser una institución de calidad, con liderazgo académico, basado en el desarrollo humano integral, articulando la investigación vinculada con el entorno social, coadyuvando al desarrollo regional y con un manejo racional y transparente de sus recursos.
    Es un hecho que la autonomía universitaria no ha venido acompañada por la necesaria «rendición de cuentas» y «corresponsabilización». A ello hay que añadir la «falta de movilidad»,

    Mauro Betancourt Chávez

    septiembre 5, 2014 at 9:48 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: