Caminando en la UAGro

La ropa sucia en los lavaderos públicos

Las nuevas generaciones de estudiantes conectados en la UAGro

leave a comment »

Apertura

Apenas ayer tuve dos charlas sorprendentes e informales con algunos estudiantes de la Universidad Autónoma de Guerrero, una de ellas precisamente en línea. Al principio de una de las charlas pretendía explicar acerca de la importancia de complementar su formación con el aprendizaje informal disponible a través de internet, pero pronto sus experiencias comentadas y detalladas rebasaron mis expectativas, varios de ellos estaban inscritos en cursos masivos en diversas áreas de Ciencias “duras” y Computación, tenían la experiencia por sí solos. A la pregunta respecto a porqué o cómo se les habría ocurrido tomar un Curso masivo en línea y en inglés, me respondió uno de ellos que tenía problemas con una de sus asignaturas, no entendía y decidió buscar en Google Search con las palabras “Course free”, entonces encontró la plataforma para eLearning Coursera. Coursera es la plataforma para gestionar cursos masivos en línea más importante, sino la mejor reconocida (Edx tiene una mejor aceptación entre los estudiosos del fenómeno MOOC).

Los Cursos Masivos ofrecidos por las Universidades líderes del mundo occidental tienen la premisa intencional de ser Cursos rigurosos, impartidos por expertos (super profesores o super estrellas de la investigación y enseñanza) y más o menos fundamentados en el formato tradicional de la Educación presencial, sin embargo, han invadido el mundo académico y el aprendizaje fuera de los muros universitarios al grado de que en tan solo dos años son ya más de diez millones de personas que se han matriculado en estos Cursos y es un fenómeno polémico en la Educación entre otras cosas porque amenaza los nichos académicos que ven invadido su dominio sobre el currículum escolar y sobre la calidad y contenidos de conocimientos impartidos al interior de las Universidades, aunque algunas voces de grupos académicos le “han declarado la guerra” a los MOOC por su origen y probable interés corporativo.

A los estudiantes les pregunté si sus profesores estaban enterados de estos cursos relacionados con las asignaturas que imparten y si conocían de su actividad personal de aprendizajes. Me respondieron que no. Que a sus profesores no parecía preocuparles lo que sucediera en Internet. Es verdad. Nuestros académicos se formaron sin Internet. Algunos son excelentes profesores y/o investigadores pero generalmente viven desconectados de estas fuentes de actualización y aprendizajes. Sus conexiones virtuales son limitadas, reducidas, empequeñecidas por el océano creciente de posibilidades para un nuevo aprendizaje y actualización permanente.

Estos nuevos jóvenes capaces de afrontar retos desconocidos, con limitaciones, sin ayuda, agrupándose en una comunidad latinoamericana como me contó uno de ellos, para ayudarse y entender los contenidos en inglés,  conformando una red de aprendizaje latinoamericana, extra-universitaria, construyen el futuro del aprendizaje en red, por sí solos, sin intervención de sus profesores ni de las instituciones educativas donde alojan su formación, sin que estén siquiera enterados de sus actividades, conforman la nueva generación de aprendices conectados, capaces de trabajar con dispositivos móviles y en Internet.

Written by edgaraltamirano

octubre 10, 2013 a 3:10 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: